Una victoria, la mejor medicina

No fue el mejor partido del Viña Albali Valdepeñas, ni tampoco pasará a la historia, pero el equipo de David Ramos necesitaba ganar y ganó. Y lo hizo con el partido de cara desde el minuto uno y tirando del sufrimiento que requiere este tipo de situaciones cuando las piernas tiemblan. A ese factor de ansiedad por tocar de nuevo la victoria, se unió la actuación estelar de Edu Sousa que volvió a dar un recital. En definitiva, una victoria, esa medicina que necesitan los equipos para enderezar el rumbo.

Cambió la dinámica el Viña Albali Valdepeñas en una nueva final para soñar con la Copa de España. Frente a Betis, el equipo vinatero mostró visos de mejoría y mereció más pero la suerte no acompañó en el resultado. En esta ocasión, en Anaitasuna, el partido no fue el mejor, pero sí acompañó el resultado.

A los veinte segundos, Solano caía dentro del área y era objeto de penalti. Batería, que saltó a la pista para lanzarlo, establecía el 0-1 en el marcador tras la pena máxima. Un minuto más tarde, Boyis tuvo el segundo, pero el pie de Miguel despejó el balón a córner. Incluso Lemine tuvo dos buenas opciones para subir también el segundo, pero se topó con la juventud de Miguel bajo palos.

Apretó Xota

Sin saber muy bien por qué, el partido se transformó y Xota se puso la zamarra de equipo dominador y peligroso para poner a prueba a Edu una y otra vez. Fueron los peores minutos de un Viña ALbali irreconocible, con las piernas temblorosas y con el fantasma de la ansiedad en la pista. Geraghty y Carlos Vento fueron los primeros en avisar seriamente, pero el meta portugués se venía arriba con cada lanzamiento. Un error de Rafael Rato en la salida de balón, propició una clara ocasión para Fabinho que, prácticamente, a puerta vacía, fallaba ante la presencia de Edu.

Se le pusieron peor las cosas al equipo de David Ramos cuando a seis minutos del final sonó la quinta falta. Dos minutos después, Boyis cometía la sexta y Juninho no estaba acertado para batir a Edu. Vida extra para el Viña Albali que cogía oxígeno para el descanso.

Antes del tiempo de asueto, Dani Zurdo estrelló un balón en el palo y en el rechace casi se marcó Rafael Rato en propia puerta. Y ya sobre la bocina, Vento se sacaba un tremendo derechazo que repelió Edu con grandes reflejos.

Tras el descanso, Lazarevic fue el primero en avisar con un derechazo raso que despejó con apuros Miguel. Fabinho puso la réplica con otro gran chut, pero Edu sostuvo a su equipo y se sacó la enésima parada del partido.

Fabinho, de nuevo, y Toni, gozaron de las dos más claras de un Xota que no termina de encontrar su suerte. A doble ocasión, doble paradón del portugués. Literal.

Un minuto loco

El minuto 26 de partido fue el minuto loco de la jornada. Primero fue Batería el que galopó por el carril izquierdo para sacarse un duro disparo, pero en la trayectoria, con Abbasi preparado con la caña, Roberto Martil la tocó lo justo para introducir el balón en su portería. Era el 0-2.

Poco le duró la renta al equipo de David Ramos ya que unos segundos después, el mismo Roberto Martil, ponía el 1-2 en una jugada de estrategia para lamerse las heridas por el gol en propia. Sin embargo, lejos de tirar la toalla y bajar los brazos, el Viña Albali Valdepeñas sacó a relucir su pizarra y, esta vez, Claudino, con algo de suspense, ponía el 1-3 en el marcador.

Confianza

Con el 1-3 en el marcador, el equipo de Imanol Arregui se fue desinflando y empezó a acusar el desgaste y la ansiedad. Eso se tradujo en el casillero de faltas que, poco a poco, se iba disparando. Por su parte, el Viña Albali aprovechó la confianza que le dio el marcador para mostrar su mejor versión.

Las ocasiones seguían y Fabinho volvió a poner a prueba a Edu, pero esta vez, el portugués, paró el balón con el rostro. Ya en la recta final del partido, Juninho quiso meter a los suyos en el partido con un tremendo derechazo, pero otra vez Edu se vistió de chicle para estirarse una vez más.

A seis minutos del final, Arregui decidió apostar por el juego de cinco, y Geraghty tuvo la primera por el costado derecho, pero Edu evitó el tanto (otro vez). Boyis, desde los diez metros, gozó de una buena ocasión para poner el 1-4, pero Oihan, de 19 años, le adivinaba la intención y evitaba el cuarto. La última, tras la expulsión tonta de Rafael Rato, llegaba a tres segundos del final, pero Edu rubricó con una parada la victoria de un Viña Albali Valdepeñas que se puso el mono de trabajo y tiró de oficio para volver a la senda del triunfo y conseguir la mejor medicina, la que dan las victorias.

 

icono telTELÉFONO SURCO CLM

Albacete: 967 13 80 00
Tomelloso: 926 50 59 59
Manzanares: 926 62 03 00
Alcázar: 926 54 72 50
Villarrobledo: 967 13 80 00

icono telDELEGACIONES

Valdepeñas: 926 31 13 81
Quintanar de la Orden: 925 56 45 30


tomelloso icon pqESCUCHANOS EN DIRECTO!
RADIO SURCO 91.4 /  TOMELLOSO